ESCUCHA RUIDO BLANCO Y RELÁJATE

¿No puedes dormir? ¿El bebé llora toda la noche? ¿Tienes que hacer la tarea, pero no puedes concentrarte? ¡El ruido blanco puede ayudar!